Reducción Mamaria

• Reducción mamaria

• Levantamiento mamario o mastopexia

• Reconstrucción mamaria

• Reconstrucción de areola y pezón

REDUCCIÓN Y LEVANTAMIENTO DE MAMAS

[cycloneslider id=”reduccion-de-mamas”]

En la actualidad la mujer tiene más libertad para exponer sus puntos críticos generadores de desajustes sociales, síquicos y sexuales y también para obtener acceso al cirujano plástico que le ofrece un tratamiento médico que podría cambiar su esfera intima y su expansión social a través del mejoramiento de su aspecto físico.

La moda derrumbo algunas barreras y la mujer pasó a usar vestimentas cada vez más reveladoras, exigiéndole una silueta harmónica y libre y la concientización de que las mamas son zonas erógenas aumento la exigencia estética de las proporciones adecuadas a su tipo físico y a las preferencias de su compañero sexual.

El conocimiento clínico del órgano y de su tratamiento llevó a un mayor índice del conocimiento de sus patologías.

Las pacientes candidatas a mamoplastias reductoras presentan un grado variable de aumento de las mismas y no siempre son simétricas, presentan múltiples y variables síntomas como dolores lumbares, desconforto físico, mala postura, deformidad de la región cervical y alteraciones sicológicas como depresión, frigidez, cancerofobia.

Una completa evaluación clínica preopetoria es esencial, pues la duración del tiempo quirúrgico puede ser prolongada.

La reducción mamaria tiene varias técnicas y será el cirujano quien escoja la más adecuada para cada caso, que dependerá del tamaño de la mama, del grado de ptoses(caimiento) de la cantidad de piel y de alguna patología pre-existente. La sensibilidad, lactación futura debe ser preservada y tratar de dejar las menores cicatrices posibles que invariablemente permanecen.

En el post-operatorio es importante mantener el uso de vendaje elástico y sostén por un tiempo prolongado, así como la realización de drenajes linfáticos y cuidados para minimizar las cicatrices finales.

Es la caída de las glándulas mamarias, y del pezón por debajo de una línea horizontal imaginaria que pase por la mitad del brazo. La glándula mamaria y la grasa están sostenidas en su posición normal por la piel; cuando esta se distiende por embarazos, con el consecuente amamantamiento o por crecimiento exagerado en pacientes que no han tendido hijos, o en pacientes obesas que han adelgazado y por acción de la gravedad, esta piel pierde elasticidad, produciendo la PTOSIS MAMARIA o la caída de las mamas.

Dependiendo del grado de ptoses y de la cantidad de grasa y de glándula mamaria a ser retiradas se escogerá la técnica ideal, siempre pensando en dejar las menores cicatrices y menos perceptibles. El examen de las mamas debe ser cuidadoso, buscando nodulos u otras patologías que puedan contraindicar o reafirmar la necesidad de cirugía. Por lo tanto la evaluación radiológica preoperatoria es mandataria así como el examen anatomopatológico de la glándula retirada. A pesar de haber cada vez más técnicas e modificaciones, siempre tenemos que luchar contra las cicatrices, que pueden volverse hipertroficas o queloideanas.

Las complicaciones existen como en todas las cirugías, las más difíciles de resolver: son la necrosis de la areola, que puede ocurrir en las grandes hipertrofias, en las pacientes fumadoras. Otra complicación importante es la perdida de sensibilidad, que en la mayoría de los casos son de carácter reversible, y también ocurren en las grandes hipertrofias. Complicaciones menores, son los hematomas, infecciones, mas con la cobertura antibiótica es muy bajo el índice de esta complicación.

La complicación más frecuente son las cicatrices hipertroficas que a pesar de haber cada vez más tratamientos complementarios para esto no se ha logrado evitar por completo. La inversión de los pezones, asimetrías en la forma de las mamas, también son complicaciones, pero estas de resolución menos complicada.

Descargar Consentimiento Informado click aquí

SEPARA TU CITA YA: